Cómo facturar sin ser autónomo

Cómo-facturar-sin-ser-autónomoLa crisis ha provocado que muchas personas se vean obligadas a desarrollar una actividad por cuenta propia, bien porque trabajan por cuenta ajena y el salario no llega, bien porque directamente no tienen otro medio de subsistencia. A priori, ser autónomo en España es muy caro, porque si bien los trámites para darse de alta como autónomo en Hacienda son gratuitos, el alta en la Seguridad Social no lo es y a veces económicamente no compensa. Muchos entonces se plantean ahorrar trámites y gastos y surge la  cuestión de cómo facturar sin ser autónomo, a la que vamos a intentar dar respuesta.

Cómo facturar sin ser autónomo. Trámites imprescindibles.

Alta en el IAE. Es un paso que no se puede ni se debe obviar. Debemos darnos de cumplimentar el alta en la declaración censal a través del modelo 037 (en casos excepcionales deberemos rellenar el modelo 036). A través de ese modelo indicaremos a qué nos vamos a dedicar y qué régimen de IVA nos es aplicable, entre otras cosas.

Existen muchas opiniones acerca de si es necesario darse de alta en Hacienda o no para poder facturar. Encontrarás por la red informaciones sobre cómo facturar sin ser autónomo que afirmarán que no hay problema si el total de facturas no supera un determinado importe. Pues bien, hacerlo así y que no te pillen es una cuestión de suerte. Para poder emitir una factura, necesitas cobrar IVA, salvo que se trate de servicios exentos, y no son muchos. Además la empresa a la que facturas te debe retener el porcentaje correspondiente de IRPF e ingresarlo en Hacienda. Así que ya estás fichado.

Como ves, facturar sin ser autónomo no es simplemente emitir un recibo y olvidarnos. Si no estás dado de alta en el censo de empresarios y profesionales, no puedes emitir facturas, porque es un delito. Recuerda que al estar dado de alta en Hacienda, deberás cumplir con todas las obligaciones fiscales del autónomo que de ello se derivan: declaraciones trimestrales de IRPF (modelo 130), declaraciones trimestrales de IVA (modelo 303), declaración de operaciones con terceras personas si el importe facturado total es superior a 3.000 euros (modelo 347), declaración de operaciones intracomunitarias (modelo 349) y declaración anual de IVA (modelo 390).

Alta en la Seguridad Social. Este punto genera mucha más controversia porque que legislación no es clara al respecto. No os molestéis en llamar o acudir a la Seguridad Social para que os informen porque ni ellos se aclaran. Lo que ahora es blanco, después es negro, dependiendo del funcionario que te atienda.

Como norma general y en teoría, si tus ingresos no son superiores al salario mínimo interprofesional (654 euros brutos al mes) y tienes otra fuente de ingresos que no sea el paro o una pensión, no necesitarías darte de alta en el régimen de autónomos. Pero si esto fuera una verdad absoluta no habría jurisprudencia que lo reafirmara. Es decir, puedes no darte de alta, te pueden abrir un expediente y ponerte una multa, recurrir a la justicia y que te den la razón, pero tendrás que valorar si te compensa el disgusto y el dinero que gastarás en abogados y pleitos, amen de demostrar que esta actividad profesional no es tu fuente de ingresos.

Lo que sí se puede hacer, si tus ingresos no son regulares, y siempre previo acuerdo con tus clientes, es que facturar todo en un determinado periodo del año. Te das de alta en Hacienda y la Seguridad Social, cobras y te das de baja. Para quienes generan toda su ganancia a través de la publicidad en sus blogs o en sus webs, ya sea por Google adsense o por empresas que se publicitan en sus sitios, es la opción más recomendable. No obstante no es aconsejable abusar de esta solución, está bien si se hace un par de veces al año, pero si se nos va la mano nos arriesgamos a una inspección.

Cómo facturar sin ser autónomo. Soluciones.

Desde hace unos años están floreciendo cooperativas de trabajo asociado (Freeautónomos, Freelance SCM), que te ofrecen cobrar por ti las facturas, dándote de alta como trabajadores de la cooperativa sólo los días necesarios para que cobres, a cambio de un porcentaje. En muchos casos sale más rentable que estar pagando la cuota de autónomos con regularidad, puesto que, en caso de que puedas acogerte a la tarifa plana de la Seguridad Social, sólo podrás hacerlo la primera vez que te des de alta. Las sucesivas altas irán a la tarifa normal según la base de cotización que escojas.

Enjoyed this post? Share it!