Inspección de Hacienda. ¿Por qué a mi?.

Inspección de Hacienda por qué a miDesde el año 2017 la Agencia Tributaria ha intensificado el control tributario a los autónomos y pymes, por lo que cada vez son más frecuentes las inspecciones a estos colectivos. Lo primero que necesitamos saber es que una inspección de Hacienda puede producirse bien porque hay algún dato que les descuadra, bien de forma aleatoria. Así que, si has hecho las cosas bien, no debería haber motivo para preocuparse.

¿Por qué me hacen una inspección de Hacienda?.

Ya hemos comentado que un porcentaje de las inspecciones se producen de forma aleatoria, pero hay otras que están motivadas por alguna incongruencia o por algún motivo que hace sospechar a la Agencia Tributaria que no nos estamos comportando como buenos contribuyentes. Los principales motivos por los que podemos recibir una inspección son los siguientes:

  1. Haber solicitado la inscripción en el Registro de Operaciones Intracomunitarias. Normalmente realizarán una comprobación interna previa de los datos aportados y no recibirás ni visita ni notificación alguna. Lo habitual será que te soliciten que demuestres que necesitas la inscripción en el registro, por escrito. Aportas la documentación por la web, y listo.
  2. Solicitar la devolución del IVA. La Agencia Tributaria es más que diligente cuando tiene que reclamarte dinero, pero pagar le molesta bastante, así que si en el modelo 303 el resultado te es favorable, casi con toda seguridad van a intentar pillarte.
  3. Si el resultado de la suma de tus modelos trimestrales y el del modelo anual no coincide, prepárate. Hacienda va a querer saber por qué ese descuadre. Asegúrate de que los resultados son idénticos para evitar pasar por este trance.
  4. Ten cuidado con los gastos. Es normal que en los primeros meses de actividad tengas más gastos que ingresos, pero una situación continuada declarando pérdidas va a hacer saltar las alarmas en la Agencia Tributaria.
  5. El último caso más frecuente por el que puedes recibir una inspección de Hacienda, es simplemente porque te haya tocado. La Agencia Tributaria hace inspecciones aleatorias, y en cualquier momento te puede tocar.

¿Qué hago ante una inspección de Hacienda?.

Una inspección de la Agencia Tributaria puede iniciarse de dos maneras, bien porque recibas una notificación en tu domicilio fiscal en la que te indican que te presentes en sus oficinas, o bien por la visita de un inspector a tu lugar de trabajo.

Si has recibido una notificación por correo certificado, ahí te dirán cuándo y dónde tienes que acudir, por qué te inspeccionan, qué ejercicios fiscales quieren inspeccionar y qué documentación tienes que aportar. No rechaces la notificación en ningún caso, porque la consecuencia inmediata será una multa.

Si recibes la visita de un inspector y trabajas desde casa, debes saber que puedes no autorizarle a entrar si no tiene una orden judicial. En este caso, sólo vas a conseguir alargar el proceso y empeorar las cosas, así que mejor déjale entrar. Eso si, sólo tienes obligación de enseñarle los documentos implicados en la inspección. Puedes dejarle entrar y negarte a la inspección, algo que no tiene mucho sentido, y que conllevará una multa si el funcionario lleva toda la documentación y los permisos en regla, que oscila entre los 300 euros y el 2% de tu cifra de negocio. Si no tiene las autorizaciones pertinentes, te citarán en Hacienda.

Si tienes un negocio y se presenta el inspector, el funcionamiento es similar. Si no le das autorización no va a entrar. Si eres una empresa, la autorización la debe dar el representante legal, no es válida cualquier otra.

En cualquier caso y dentro de los límites legales, facilítales la documentación que pidan, que solo puede ser la relativa al ejercicio que estén investigando, colabora y sé amable. Tener al inspector en tu contra no te va a ayudar en nada.

Enjoyed this post? Share it!