Sociedad Limitada Unipersonal.

Sociedad-Limitada-UnipersonalNo solo son unipersonales las Sociedades Anónimas. También existe la Sociedad Limitada Unipersonal, que es aquella que está compuesta por un solo socio. Muchos autónomos se plantean la duda de si ejercer su actividad en nombre propio, como personas físicas, o si constituir una sociedad de responsabilidad limitada. Vamos a analizar la figura de la sociedad limitada para poder decidir bajo qué forma iniciamos nuestra actividad.

Esta forma societaria está regulada en la Ley de Sociedades de Capital, que indica que para crear una sociedad de responsabilidad limitada unipersonal es necesario que se constituya en escritura pública y se inscriba en el Registro Mercantil. Además hemos debido suscribir en su totalidad el capital social, que no puede ser inferior a 3.000 euros, y haber reservado la denominación social, para lo cual hay que solicitar un certificado, redactar los estatutos de la Sociedad, pagar el Impuesto de Transmisiones patrimoniales y obtener el CIF. Todo esto, claro está, tiene un coste, y lleva su tiempo, a pesar de que existe la posibilidad de acelerar los trámites utilizando el CIRCE (plataforma para crear empresas por internet), dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Una persona física, para hacerse autónomo sólo tiene que darse de alta en Hacienda a través del modelo 036 o 037 (declaración censal), y en el RETA (régimen especial de trabajadores autónomos) en la Seguridad Social. Estos dos trámites son gratuitos y se pueden hacer online, si dispones de certificado digital.

Pero eso no es todo, como la sociedad va a necesitar un administrador (que casi con toda seguridad será el propio socio), éste tiene que estar dado de alta como autónomo, por lo tanto, hay que sumar estos trámites, pero teniendo en cuenta que la base mínima de cotización a la Seguridad Social de los administradores de la sociedad es superior a la de los trabajadores autónomos. Vamos, que como administrador se paga más a la Seguridad Social que como autónomo.

Una vez constituida la empresa, el Código de Comercio obliga a llevar la contabilidad según el Plan General Contable, lo que implica que, además de los libros de contabilidad ordinarios, se deben formular cuentas anuales (balance, cuenta de pérdidas y ganancias y memoria), informe de gestión y propuesta de aplicación del resultado. No vas a poderlo hacer sólo. Tendrás que contar con un profesional que lo gestione.

En el caso de los autónomos la contabilidad se simplifica bastante, y si estás acogido al régimen de estimación objetiva no tienes obligación de llevar libros registro. En otros casos, con un libro registro de ingresos y gastos y otro de bienes de inversión es suficiente.

En cuanto a las obligaciones tributarias, la persona física debe presentar trimestralmente las liquidaciones de IVA y de IRPF, más las anuales, y las específicas, si las hubiera, derivadas de su actividad (modelo 347, por ejemplo). La sociedad limitada unipersonal tiene que presentar los mismos impuestos, cambiando IRPF por Impuesto de Sociedades, que es bastante más complejo de liquidar. Una vez más necesitas del gestor o asesor.

Ventajas de la Sociedad Limitada Unipersonal.

La primera y principal, la responsabilidad. Si el negocio te va mal y acumulas deudas, bajo la forma societaria sólo responderás con el capital social y los bienes de la empresa. Si eres autónomo, podrán embargarte todos tus bienes personales, salvo la vivienda habitual.

A nivel impositivo las diferencias pueden ser importantes. Un trabajador autónomo declara en el IRPF en función de las tablas de tipo de gravamen, que van desde un 19% hasta un 45%, dependiendo de los ingresos. Las sociedades declaran sus ingresos en el Impuesto de Sociedades, y así, las entidades de nueva creación tributarán al 15%, y el resto, salvo excepciones, al 25%.

La decisión de ejercer una actividad por cuenta propia como persona física o bajo una SL Unipersonal debe analizarse caso por caso, y valorar bien los pros y los contras. Una práctica muy habitual es empezar como autónomo, y en función de cómo marche la actividad y el volumen de ingresos constituirse en sociedad.

Enjoyed this post? Share it!