Declaración de la renta de autónomos. Novedades 2018.

IRPF-autonomos-2018Como todos los años, y este no iba a ser una excepción, se producen cambios en la forma de tributar por el IRPF por parte de los autónomos. Inicialmente, la medida que vamos a detallar iba a ser de aplicación ya en la declaración de la renta de los autónomos para 2016, pero se retrasa a 2018 básicamente por la cercanía de las elecciones y la necesidad de intentar decantar a este colectivo del lado del Gobierno. Dependerá del signo del nuevo Gobierno que dicha medida se mantenga o no, pero de momento es la que está aprobada y entrará en vigor.

La inmensa mayoría de los trabajadores autónomos dedicados al sector de la construcción, fabricación y transporte (epígrafes IAE 3, 4, 5 y 7) tendrán que dejar de tributar por el régimen de estimación objetiva del IRPF, lo que comúnmente llamamos los módulos de los autónomos. Y esto es así porque tan sólo podrán permanecer en este sistema quien cumpla alguno de estos requisitos:

Que en 2017 haya tenido en el conjunto de todas sus actividades un rendimiento íntegro inferior a 150.000 euros y un volumen de compras y servicios (excluido el inmovilizado) no superior tampoco a esa cantidad, salvo actividades agrícolas, ganaderas y forestales, cuyo límite tanto en rendimientos como en volumen de compras estará en 250.000 euros.

Sin perjuicio de lo anterior, aquellos trabajadores autónomos que en 2017 hayan obtenido un rendimiento íntegro inferior a 75.000 euros por operaciones realizadas a otros empresarios o profesionales por las que tengan que emitir factura podrán mantenerse en el sistema de modulos de la declaración de la renta. De momento sigue vigente el límite de 125.000 euros.

Quien sobrepase estos límites deberá optar por tributar en el régimen de estimación directa, ya sea normal o simplificada, dependiendo de sus ingresos, o constituirse en empresa. En este punto lo mejor será contar con un gestor o asesor especializado que analice el volumen del negocio y aconseje la forma societaria que más convenga en cada caso.

Recordemos que la ventaja fundamental de tributar por el sistema de estimación objetiva radica en que no es necesario llevar una contabilidad minuciosa de ingresos y gastos, puesto que en función del tipo de actividad y de sus particularidades, se fija una cantidad determinada a pagar trimestralmente con independencia de los ingresos y gastos realmente generados. Además deben acogerse al régimen simplificado de IVA, que también funciona por módulos.

Enjoyed this post? Share it!