Declaración de la renta para autónomos.

La declaración de la renta para los autónomos tiene más complicaciones que para los trabajadores por cuenta ajena, y aunque en esencia es el mismo impuesto, la declaración anual presenta en los mismos plazos y en el mismo modelo (el modelo D-100), la mayoría de trabajadores autónomos tienen además que presentar las declaraciones trimestrales de IRPF y los cálculos a realizar son mayores.

Realizar la declaración de la renta para autónomos es obligatorio salvo para aquellos que hayan obtenido ingresos menores de 1.000 euros por cualquier concepto y además que hayan tenido pérdidas patrimoniales superiores a 500 euros. Como vemos, la práctica totalidad de autónomos deben realizar la declaración de la renta.

Los autónomos deberán cumplimentar su declaración de la renta con el programa padre, porque no pueden beneficiarse del borrador. Y ello porque Hacienda no puede calcular nuestros ingresos y gastos, y por tanto, no puede fijar el rendimiento de la empresa. Lo que sí debemos solicitar a Hacienda son los datos fiscales, para saber qué información tiene de nosotros a través de nuestros clientes.

Con el programa padre debemos confeccionar la declaración de la renta y rellenar obligatoriamente las páginas 1, 2, 10, 11, 12, 13 y 14. Para que no nos perdamos en los cálculos de la renta y podamos deducirnos todas las partidas, es imprescindible llevar bien la contabilidad. Un autónomo puede presentar la declaración de la renta por internet desde el propio programa Padre, a través de nuestro banco bien utilizando su web o bien en sus oficinas o en las oficinas de la Agencia Tributaria.

La declaración de la renta para autónomos, nuevos en estas lides, puede llegar a ser tan engorrosa que recomendamos que acudan a un gestor para que se le confeccione, y evitar pérdidas de tiempo y errores por desconocimiento de la normativa.

Enjoyed this post? Share it!