Gastos deducibles del IRPF

Los gastos deducibles del IRPF de los autónomos  tienen que cumplir, por ley , unos requisitos, sin los cuales no los podremos descontar de nuestro impuesto. Esos requisitos son:

  • Que estén debidamente justificados con facturas. A veces puede servir un ticket o un recibo.
  • Debemos tenerlos reflejados en nuestra contabilidad, en el libro de gastos e inversiones, bien detallados
  • Para que podamos considerarlos gastos deducibles del IRPF deben además estar afectos a nuestra actividad económica. Respecto a este requisito, hay normas especiales sobre la utilización del vehículo propio o sobre el uso de la vivienda cuando desempeñamos nuestra actividad en casa, por ejemplo.

Si cumplimos esos requisitos todos los gastos que tengan que ver con nuestro negocio los podremos deducir en el IRPF. Los gastos deducibles del IRPF se agrupan en varias categorías. Las más corrientes son:

  • Consumos de explotación: compra de mercancías y materias primas, envases, material de oficina y embalajes entre otros.
  • Sueldos y salarios de los trabajadores, incluidas la dietas, premios e indemnizaciones. También podremos deducir los gastos por las cestas de Navidad, por ejemplo, o los cursos de formación.
  • Seguridad Social de los trabajadores y del propio trabajador autónomo.
  • Alquileres y leasing que no recaigan sobre terrenos.
  • Gastos de reparaciones y mantenimiento.
  • Honorarios de profesionales independientes. Aquí incluimos los de la gestoría, abogados o notarios, entre otros.
  • Otros servicios, como agua, luz y teléfono, comisiones de los bancos, seguros, y en general otros gastos de oficina que no se puedan incluir en otros apartados.
  • Existen impuestos que podemos incluir en los gastos deducibles del IRPF: el IBI, el IAE y la tasa de basuras, por ejemplo.
  • IVA soportado si no podemos desgravarlo en la declaración de IVA.
  • Gastos financieros, como los intereses de préstamos, gastos de descuento de letras y pagarés.
  • En el régimen de estimación directa simplificada se computan como gastos deducibles del IRPF un 5% del rendimiento neto.
  • Otros gastos deducibles del IRPF son, por ejemplo, el seguro médico del autónomo, cónyuge e hijos menores de 25 años que convivan en el mismo domicilio, hasta 500 euros por persona, o los gastos de asistencia a cursos o congresos relacionados con la actividad.

Enjoyed this post? Share it!